Descubre Coímbra – Cosas Que Hacer en Coímbra

Al lado del río Mondego, Coímbra se encuentra sobre una colina repleta de lugares históricos. En esta ciudad encontramos la universidad más antigua de Portugal y además diversos monumentos religiosos que datan del siglo XII al siglo XVIII. 

Entre las principales atracciones turísticas de la ciudad, destaca una impresionante biblioteca de estilo barroco. Esta está decorada con estantes dorados que contienen más de 300.000 volúmenes. 

A pesar de toda su historia, Coímbra mantiene un espíritu joven, ya que sus bares se llenan todas las noches de sus estudiantes. Allí, podrás escuchar Fado de Coímbra, un estilo único de Fado creado por los propios estudiantes. 

Vale la pena pasar al menos un día en Coímbra para descubrir su casco antiguo y su vida nocturna. Y con algunos días extra, también puedes descubrir otros tesoros ocultos cercanos, como por ejemplo las ruinas romanas de Conímbriga o el romántico bosque de Busaco.

Debajo encontraréis un itinerario de dos días por Coímbra que incluye sugerencias de viajes diarios, restaurantes y hoteles para que así podáis aprovechar al máximo de vuestra estancia.


Día 1


Visita la Universidad de Coímbra, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. 

Ningún viaje a Coímbra estaría completo si no se visitara su universidad. Destacando en plena ciudad, se trata de una de las universidades más antiguas de Europa, y ha formado parte del patrimonio de la UNESCO desde 2013. La universidad consta de diversos edificios, todos unidos alrededor de un gran patio, el Pátio das Escolas. A lo largo de la visita, vais a atravesar el Paço das Escolas, la Capela de São Miguel y el Museu da Ciência. Y si no os importan sus escaleras estrechas, también podéis subir a la Torre da Universidade y disfrutar de las vistas panorámicas de la ciudad.



Visita la biblioteca de Coímbra

La Bibloteca Joanina es el edificio más bonito de la universidad. Esta biblioteca, fundada en el siglo XVIII, te deslumbrará con su lujosa decoración y su gran colección de libros. Debe su nombre al Rey João V, quien ordenó su construcción. La biblioteca consta de tres salas, todas decoradas con frescos en sus techos y estantes dorados. Aunque una de las cosas que probablemente no podréis ver es la colonia de murciélagos, que se encarga de comer los insectos que posiblemente podría dañar los libros. Así que, cuando compréis las entradas para la universidad, aseguraros que estos incluyen la entrada a la biblioteca.



Haz el recorrido de los monumentos religiosos de Coímbra

Coímbra está repleta de iglesias y capillas de diferentes eras. Una de ellas es la Capilla de São Miguel, que forma parte del recorrido de la universidad, pero hay muchas otras que merecen una visita.


Cerca de la universidad encontraréis Sé Nova, una iglesia que empezó como templo jesuita en 1598 y que presenta rasgos de arquitectura manierista y barroca. Vale la pena entrar para admirar sus tableros dorados y los dos órganos encima del altar.

Desde allí, podréis caminar hasta Sé Velha, la antigua catedral de Coímbra. Construida alrededor del siglo XII, conserva la mayoría de sus rasgos románicos. Desde fuera, esta iglesia resalta por sus imponentes paredes de piedra y sus estrechas ventanas. Por otro lado, su interior presenta altos techos abovedados y fascinantes claustros.


Para acabar el recorrido, dirigíos a la iglesia de Santa Cruz. Esta iglesia data del siglo XII, pero la arquitectura que veréis actualmente es, en su mayoría, del siglo XVI, incluyendo la entrada y el claustro. En su interior, encontraréis sepulturas talladas de los primeros reyes de Portugal, Afonso Henriques y Sancho I.



Contempla las bóvedas en el Jardín da Manga

Justo detrás de la Iglesia de Santa Cruz tenemos el Jardín da Manga. Esta pequeña plaza, también conocida como Claustro da Manga, antiguamente era parte de los claustros de la iglesia. En el centro de la plaza destaca un edificio amarillo rodeado de fuentes, y aunque no lo parezca, se trata de uno de los ejemplos más antiguos de arquitectura renacentista en Portugal. Algunos dicen que el Rey João III visitó esa zona e hizo un esbozo del diseño de la fuente en su manga, por ello, se conoce como manga en portugués.



Pasad por debajo de la Puerta de Almedina

Mientras paseáis por el casco antiguo de la ciudad, vais a pasar, de forma inevitable, por la Puerta de Almedina y la Puerta de la Barbacana. Esta puerta, de estilo morisco, es una de las entradas que quedan y que formaron parte de la muralla medieval de la ciudad. Actualmente, conecta con la calle Ferreira Borges, una de las principales calles comerciales de Coímbra. Pegada a la puerta tenemos la Torre de Almedina, una torre medieval que hoy en día alberga un pequeño museo dedicado a las antiguas fortificaciones de la ciudad.



Relajaos en el Parque Verde do Mondego

Una vez visitados los principales monumentos de Coímbra, os podéis relajar en el Parque Verde do Mondego. Junto con las zonas de ribera, este parque se alarga unos casi 4km y ofrece varias instalaciones: una pista de atletismo, un parque infantil y un pequeño quiosco donde podréis tomar algo.


Cruzad el Puente Pedro e Inês

Acabad el día cruzando a la otra parte del río, justo por encima del Parque Verde do Mondego tenemos el Puente Pedro e Inês. Este puente peatonal, establecido en 2007, os mostrará las mejores vistas de Coímbra. Desde allí podréis contemplar la universidad, sobre la colina, y durante el verano, encontraréis personas locales remando en el río. Este puente es una preciosa obra arquitectónica recubierta de cristales multicolor con diferentes formas. Durante el día, estos se reflejan en el suelo de madera, y por la noche, se iluminan. Además, en la orilla izquierda del río encontraréis otro parque con zona de picnic y un centro de actividades acuáticas, donde podréis alquilar kayaks o tablas de paddle surf.


Itinerario del día 1




Día 2

Haced una caminata alrededor del Bosque Nacional de Choupal

No muy lejos del centro de la ciudad, encontraréis el Bosque Nacional de Choupal. Creado durante el siglo XVIII, su función por aquel entonces era prevenir las inundaciones del río Mondego. Actualmente, este bosque al lado del río se ha convertido en el sitio favorito para los picnics y otras actividades al aire libre, como correr o hacer senderismo. Aunque los álamos dominen el paisaje, también podréis encontrar otras especies, como plataneros y cedros. También dentro del bosque, encontraréis un pequeño bar y un centro de equitación donde podréis recibir clases de monta.



Visitad el Monasterio de Santa Clara-a-Velha

En Coímbra, la mayoría de las atracciones turísticas se encuentran en el lado derecho del río, sin embargo, en la parte izquierda hay otros sitios que vale la pena descubrir. Entre ellos, tenemos el Monasterio de Santa Clara-a-Velha.

Esta iglesia de estilo gótico, finalizada en 1330, fue diseñada por el mismo arquitecto que el Monasterio en Alcobaça. El Monasterio de Santa Clara-a-Velha fue abandonado en el siglo XVII, ya que al encontrarse justo al lado del río solía correr riesgo de inundaciones.  Dejando atrás el monasterio original, las monjas se mudaron a uno más arriba, conocido como Santa Clara-a-Nova. Unos siglos más tarde, Santa Clara-a-Velha fue restaurada y dejaron al descubierto la parte baja de la iglesia y su claustro. Ahora, detrás de la iglesia, podréis visitar un museo que exhibe los artículos recuperados durante las excavaciones.


Cerca, se encuentra Portugal dos Pequenitos, un sitio ideal para los niños. Se trata de un pueblo en miniatura que incluye casas portuguesas y monumentos, de norte a sur. 



Explorad Quinta das Lágrimas

Los majestuosos jardines de Quinta das Lágrimas también se encuentran al lado izquierdo del río. Este fue el escenario de una de las historias de amor más famosas de Portugal: la del rey Pedro I e Inés de Castro, una mujer de la nobleza gallega. Tuvieron una aventura durante el siglo XIV, pero por desgracia, Inés fue asesinada. La leyenda cuenta que murió en este parque y que derramó una lágrima en la Fonte das Lágrimas (Fuente de lágrimas, también conocida como Fonte dos Amores). En medio de la finca, encontramos un palacio del siglo XIX, que, aunque ahora es un hotel, todavía se puede deambular por sus jardines y aprender sobre las leyendas de esta trágica historia de amor.



Sentaros debajo de los árboles del Parque Dr. Manuel da Braga

Si necesitáis un pequeño descanso de las visitas turísticas, podéis parar en el Parque Dr. Manuel da Braga. También conocido como Parque da Cidade, fue creado en 1920 por el paisajista Jacinto de Matos. Además, escondidas entre los árboles, hay estatuas de escritores portugueses famosos, como Florbela Espanca o Antero de Quental. El río fluye justo en frente del parque, así que tomad asiento y asimilad las vistas.



Pasead por el Jardín Botánico

El Jardín Botánico es otro sitio ideal para relajarse en Coímbra. Fue fundado en 1772 y a lo largo de sus 13 hectáreas muestra plantas de todo el mundo. En un principio, su uso era exclusivamente para la universidad, la cual lo usaba para investigaciones, pero actualmente todo el mundo lo puede visitar. Dentro del jardín encontraréis diferentes espacios, incluyendo dos invernaderos, una gran fuente y una antigua capilla que perteneció a los monjes benedictinos.



Visitad la Casa Museo Bissaya Barreto

A pocos pasos del Jardín Botánico tenemos la Casa Museo Bissaya Barreto. Esta mansión de estilo neobarroco fue la casa del portugués Bissaya Barreto, un cirujano y profesor de medicina en la Universidad de Coímbra. A parte de sus estudios médicos, era un aficionado del arte, así que a lo largo de los años coleccionó muchas obras, incluyendo porcelanas chinas y muebles antiguos que ahora están expuestas en un pequeño museo. La casa está rodeada por un jardín decorado con estatuas y paredes con mosaicos.



Disfrutad de las vistas en Penedo da Saudade

Antes de iros de Coímbra tenéis que visitar Penedo da Saudade. Este histórico jardín, elevado sobre una colina, ofrece unas maravillosas vistas de la ciudad y del río Mondego. Igual que Quinta das Lágrimas, Penedo da Saudade también está vínculado con la historia de amor de Pedro e Inés. Según cuenta la leyenda, después de la muerte de Inés, Pedro fue aquí a llorar su pérdida. Esto podría explicar el nombre saudade, que en portugués se refiere al sentimiento de nostalgia. Actualmente, se trata de un punto de encuentro para los enamorados y para los estudiantes de Coímbra. Esparcidas por el parque, encontraréis placas de piedra talladas con poemas y bustos de famosos personajes portuguesas.


Itinerario del día 2

La vida nocturna de Coímbra

Si decidís pasar la noche en Coímbra deberíais ir a un espectáculo de fados. Los fados en Coímbra son diferentes a los de Lisboa ya que los cantan estudiantes y las canciones tienen una temática romántica.

Diferentes sitios alrededor de la ciudad organizan sesiones de fados en directo. Uno de los mejores sitios para ir es el Fado ao Centro, un centro cultural dedicado al fado que presenta conciertos en directo cada día a las 6 de la tarde.

También podéis dirigiros al Bar Diligencia o al aCapella. El primero es una casa tradicional de fados que sirve comida y ofrece conciertos cada día (excepto los domingos) de 6 de la tarde a 2 de la madrugada. Por otra parte, aCapella es un centro musical ubicado en una iglesia del siglo XIV donde cada día dan espectáculos de fados a partir de las 9:30 de noche.

Coímbra también tiene muchos bares donde podréis tomar algo por la noche. Para cócteles, podéis probar el Garden bar, pero si lo que queréis son vistas, probad el Galeria Santa Clara, que tiene una terraza increíble.


Viajes de un día desde Coímbra

Después de explorar Coímbra podéis tomaros unos días para visitar otras ciudades y atracciones turísticas cercanas. Algunas de las opciones más populares podrían ser: Conímbriga, Lousã, Busaco y Figueira da Foz.

Situada a unos 20 minutos al sur de Coímbra, en Conímbriga encontraremos el yacimiento romano mejor conservado de Portugal. Vale la pena venir hasta aquí para ver las ruinas y admirar los suelos de mosaicos que permanecen de manera casi intacta. Aseguraros de visitar el museo que está cerca de la entrada para aprender más sobre la historia de esta antigua ciudad y ver los artículos encontrados en esa zona, como monedas y joyas.

También en el sur, encontramos Lousã: un pueblo en lo alto de la montaña rodeado por un grupo de casas de esquisto. La principal atracción de este pueblo es el castillo, que ofrece unas vistas increíbles de las montañas. Después de visitar el castillo, podréis pasear por las villas de esquisto de Talasnal y Cerdeira. Para los amantes de la naturaleza hay un parque biológico que contiene muchas especies protegidas como osos o linces. En verano también podréis nadar en Senhora da Piedade, una piscina natural que está entre las montañas.

Si os dirigís al norte de Coímbra, encontraréis Busaco. Este majestuoso bosque era un retiro monástico, y aún hay rastros de su presencia en el antiguo convento decorado con piedras blancas y negras. En medio del bosque encontraréis un imponente palacio de estilo neomanuelino, construido como lugar de veraneo para la realeza portuguesa y ahora reconvertido en hotel de lujo. Podréis echar un vistazo a su interior y después seguir uno de los muchos caminos peatonales alrededor del bosque, pasando por fuentes y antiguas capillas.

Finalmente, si os dirigís hacia el oeste, os toparéis con Figueira da Foz. Esta ciudad costera, situada a unos 50km de Coímbra, posee un casino, playas y una gran cantidad de bares y restaurantes. Puede ser un destino tranquilo durante el invierno, pero en verano se llena de amantes del surf y del sol. Rodeando la ciudad, hay las montañas de la Serra da Boa Viagem, donde podréis realizar alguna excursión o disfrutar de las vistas del Miradouro da Bandeira.


Dónde comer en Coímbra

Nuestros 3 restaurantes favoritos en Coímbra son: el Dux Taberna Urbana, el Zé Manel Dos Ossos y el Passaite, Tabena Do Azeite. 

El Dux es una taberna de estilo moderno situada en el centro de Coímbra. Aquí podréis probar los tradicionales petiscos portugueses, de tierra y de mar, incluyendo una gran selección de carnes a la parrilla. Cada día tienen una sugerencia de comida por un precio razonable, y para acompañarla, podréis escoger entre una amplia selección de vinos. 

El Zé Manel dos Ossos lo encontraréis escondido en una pequeña calle a pocos minutos de la universidad. Este animado restaurante se especializa en platos de carne, como costillas de cerdo y estofado de jabalí. Solo tiene unas pocas mesas, así que aseguraros de llegar temprano para conseguir sitio. Además, la decoración de las paredes está formada por notas de papel y dibujos de otros visitantes, así que antes de iros no dudéis en añadir alguna a la colección. 

Finalmente tenemos el Passeite, un restaurante portugués donde el ingrediente principal es el aceite de oliva. Desde los entrantes hasta los postres, todos los platos tienen algo de aceite de oliva. Todos sus productos son frescos y locales, incluyendo el aceite de oliva, que lo producen en una granja cercana. El menú presenta una variedad inspirada en platos mediterráneos, incluyendo opciones veganas y vegetarianas. 

Para desayunar o merendar, podéis ir a la pastelería Vénus o a Casa de Chá. La primera es una cafetería tradicional donde podréis probar pastas locales, como las arrufadas o el pastel de Santa Clara. La segunda, ubicada dentro del Jardim da Sereia, es una pequeña casa de té.

Dónde alojarse en Coímbra

Coímbra tiene muchos hoteles donde podréis pasar la noche. En el centro recomendamos el Hotel Sapientia Boutique, el Hotel Quinta das Lágrimas o un poco más lejos el Hotel de Busaco. 

Sapientia es un encantador hotel boutique ubicado en el corazón del casco antiguo de Coímbra. Ofrece 22 modernos apartamentos, todos con nombres de escritores portugueses. Cuando reservas, puedes elegir una habitación o un apartamento entero con una pequeña cocina completamente equipada. Este hotel también tiene un restaurante y una terraza en la azotea con unas vistas espléndidas del río y de la universidad. 

El hotel Quinta da Lágrimas es una lujosa propiedad que se encuentra en un palacio del siglo XVIII y se rodea de majestuosos jardines. Por un tiempo, este fue un santuario privado para reyes portugueses, pero ahora todo el mundo puede hospedarse aquí. Fue donde tuvo lugar la infame historia de amor de Pedro e Inés, y es el sitio perfecto para escapadas románticas. Como huéspedes, podréis pasear por sus jardines, disfrutar de la comida de los restaurantes del hotel o relajaros en su spa, que incluye dos piscinas, baño turco y un centro de fitness. 

Recogido entre el bosque de Busaco y a 30km de Coímbra encontraréis el Hotel de Busaco. Antes de convertirse en un hotel de cinco estrellas, este palacio del siglo XIX perteneció al último rey de Portugal. Es difícil no dejarse atrapar por su impresionante fachada gótica, pero también en su interior hay muchas cosas a las que prestar atención, desde muebles antiguos hasta muros cubiertos de mosaicos. La mayoría de las habitaciones conservan su estado original, haciéndote sentir como si estuvieras viviendo en otra era. Contrastando con estos elementos históricos, tenemos el restaurante del hotel, que sirve cocina portuguesa, pero con un toque moderno.


Volver a la página de inicio