casa-dos-sonhos-last-remaining-weeks.jpg.png

4 días en Madrid: qué ver y hacer

Hay muchas razones para visitar Madrid. Algunos vienen por sus estelares museos de arte. Otros no se cansan de las deliciosas tapas y las fiestas continuas. Madrid es una ciudad llena de vida, y se nota desde que se llega. Cada día, las multitudes se reúnen en torno a sus plazas y avenidas para tomar una copa a última hora o captar una improvisada actuación de flamenco. 

Tanto el Prado como el Reina Sofía atraen a apasionados del arte de todo el mundo, con clásicos de maestros españoles como Goya y Picasso. Pero la capital española tiene mucho más que ofrecer: una impresionante catedral, un palacio real y encantadores espacios verdes como los jardines de Sabatini o el Parque del Retiro. 

Nuestro itinerario de 4 días incluye las mejores actividades que hacer en Madrid. Más allá de los lugares emblemáticos, ofrecemos una exploración de los auténticos barrios españoles, los mercados locales y los mejores lugares para ver la puesta de sol en la ciudad.


Día 1

Mañana: Plaza Mayor

Al llegar a Madrid, una visita a la Plaza Mayor es indispensable. Se trata de la plaza central de la ciudad, datada del siglo XVII. En medio del laberinto de calles estrechas, la Plaza Mayor destaca por su monumentalidad y su animado ambiente. A lo largo de los años, ha sido el escenario de numerosos acontecimientos, como corridas de toros, procesiones e incluso ejecuciones durante los días de la Inquisición española. Hoy en día, el ambiente es más alegre, con tiendas y restaurantes que ocupan las arcadas y mercados navideños que toman el relevo en invierno. Las cafeterías pueden ser un poco caras, pero merece la pena ir para ver los llamativos edificios rojos y las fachadas con frescos.



Catedral de la Almudena

Desde la plaza, siguiendo Calle Mayor, se llega a la Catedral de la Almudena. El edificio encaja perfectamente con el estilo clásico del Palacio Real justo al lado. El interior es un poco más modesto, con algunos toques de color en el altar y el techo. Se empezó a construir en 1879, pero no se terminó hasta 1992, de ahí su aspecto moderno. Después de recorrer la iglesia, se puede visitar el museo que da acceso a la cúpula, desde la cual se puede disfrutar de una impresionante vista del palacio y de otros monumentos emblemáticos de la ciudad.



Palacio Real de Madrid

En el corazón de Madrid, se encuentra el mayor palacio real de Europa. Este imponente edificio barroco fue la residencia oficial de la familia real desde su fundación en 1735. La familia sigue utilizándolo para ceremonias, pero desde entonces se ha trasladado a un lugar más discreto en el Palacio de la Zarzuela. Actualmente, el Palacio Real está abierto al público, pero es tan grande que sólo se abren algunas salas a la vez. Se puede visitar con una visita guiada o ir a su propio ritmo. En cualquier de los dos casos, se puede disfrutar de una amplia colección de pinturas de Goya, relojes y violines Stradivarius utilizados a menudo para conciertos. También destacan el Salón del Trono, con sus paredes de terciopelo rojo y su techo de frescos, y el Salón Gasparini, con su fastuosa decoración rococó. Alrededor del lado norte del palacio se encuentran los Jardines de Sabatini. Fernando García Mercadal diseñó este oasis verde, salpicado de fuentes y estatuas de reyes españoles. Durante un tiempo, los jardines sólo eran accesibles para la familia real, pero desde 1978 todo el mundo puede visitarlos.



Tarde: Plaza de Oriente

Esta pintoresca plaza se encuentra entre el palacio y el Teatro Real, la emblemática ópera de la ciudad. El arquitecto Narciso Pascual Colomer diseñó la Plaza de Oriente en 1844 siguiendo las órdenes del rey José I. Antaño ocupada por casas medievales, la plaza alberga ahora cuidados jardines y una muestra de esculturas de mármol. En el centro de la plaza hay una estatua de bronce del rey Felipe IV a caballo inspirada en un cuadro de Velázquez.



Templo de Debod

Después de la Plaza de Oriente, nos dirigimos al Templo de Debod, un templo egipcio que data del siglo II a.C. y proviene de la antigua ciudad de Meroë. Fue regalado a España como agradecimiento por su ayuda para salvar los templos de Abu Simbel. Siguiendo nuestro recorrido, se llega justo a tiempo para ver la pueste de sol y ser testigo de un impresionante reflejo en el pequeño estanque que rodea el templo. El parque de al lado también es una ubicación popular para picnics y clases de deporte.



Teatro Real

Volvemos al centro para ver un espectáculo en el Teatro Real. El teatro existe desde 1708, pero el edificio actual se inauguró en 1850. La estructura neoclásica actual es el resultado de una serie de renovaciones que tuvieron lugar en la década de 1990. El teatro acoge principalmente óperas, pero también se pueden ver espectáculos de danza, conciertos e incluso flamenco. Antes de ir, recomendamos consultar el programa para no perderse nada.



Día 1 – Mapa del recorrido en Madrid


Día 2

Mañana: Museo Reina Sofía

El segundo día lo dedicaremos a explorar los museos de arte madrileños emblemáticos. Empezamos con el Museo Reina Sofía, famoso por su colección de arte contemporáneo. Destacamos el Guernica junto con sus bocetos preparatorios. Además de esta obra maestra, también alberga obras de Joan Miró y Salvador Dalí.  La colección abarca desde el cubismo hasta el surrealismo y el arte pop. Se centra en artistas españoles, pero hay algunas excepciones, como Francis Bacon, Max Ernst o Georges Braque.



Museo del Prado

Con una colección de más de 7.000 cuadros, el Museo del Prado se encuentra entre los mejores museos de arte del mundo. En contraste con el Reina Sofía, el Prado alberga piezas más antiguas: Velázquez, Goya y otros maestros europeos, clásicos que llegan a un tal número que se puede pasar aquí una mañana entera admirándolos. Ocupando un antiguo palacio, el museo abrió sus puertas por primera vez en 1819 con una pequeña muestra de pinturas españolas en poder de la familia real. En la actualidad, hay secciones para maestros franceses, británicos, alemanes y flamencos, entre otros. Los planos disponibles en taquillas ayudan a no perderse nada de lo más destacado. Entre ellos, están el Tres de mayo de Goya y Las Meninas de Velázquez. Otros artistas famosos expuestos son Rembrandt, Rafael y Hieronymus Bosch. Además de la colección permanente, el Museo del Prado alberga exposiciones temporales en el Edificio Jerónimos, donde también encontrará una librería y una cafetería.



Parque del Retiro

Después de recorrer los museos, continuamos con el Parque del Buen Retiro, también conocido como El Retiro. Este gran parque fue un refugio privado de la realeza y se abrió al público a finales del siglo XIX. Dentro del parque, se pueden admirar las fuentes, los miradores y las estatuas de intelectuales españoles. También hay dos palacios que ahora se utilizan como espacios de exposición: el Palacio de Cristal, un llamativo edificio de cristal y hierro enclavado entre los árboles, y el Palacio Velázquez, con su fachada neoclásica de ladrillo rojo. Se puede escoger entre visitar las galerías, dar un paseo en barca por el lago artificial o, simplemente, relajarse en el césped con un libro.



Puerta de Alcalá

Justo en frente del parque, se encuentra la Puerta de Alcalá. Esta gran puerta era la entrada principal a la ciudad, todo el que llegaba a Madrid tenía que pasar por aquí cuando la ciudad estaba amurallada. La primera Puerta de Alcalá se erigió aquí en 1599, pero la que se ve hoy data de 1764.



Tarde: Plaza de Cibeles

Desde la Puerta de Alcalá, se puede ir caminando hasta la Plaza de Cibeles, una imponente plaza que destaca por los edificios neoclásicos que la rodean. La principal atracción es el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento, un restaurante de alta cocina y un centro cultural con un fantástico mirador de 360º. Otros lugares de interés son el Palacio de Linares y el Banco de España.



Gran Vía

Siguiendo la calle de Alcalá, se halla la bulliciosa Gran Vía. Este es el gran bulevar de Madrid, flanqueado por edificios de la belle-époque que albergan oficinas, tiendas y hoteles. Entre las estructuras más impresionantes se encuentra el Edificio Metrópolis, con su llamativa estatua alada de la victoria. También merece la pena ver el Edificio Carrión, el Edificio Grassy y el Edificio Telefónica.



Círculo de Bellas Artes

Un poco más allá de la Gran Vía se encuentra el Círculo de Bellas Artes, una asociación cultural que acoge exposiciones, conciertos y proyecciones de películas durante todo el año. Sin embargo, es el bar de la azotea el que más visitantes atrae. Se puede subir en ascensor hasta la séptima planta para unas impresionantes vistas de la ciudad. El precio de la entrada incluye el acceso a las exposiciones y a la azotea, así que es mejor llegar pronto para aprovecharlo al máximo. En verano son habituales las colas largas.



Puerta del Sol

La Puerta del Sol es el punto de encuentro central de la ciudad. Antes de salir por la noche, muchos se reúnen en torno a la estatua del oso y el madroño, un icono de Madrid. Varias líneas de transporte pasan por aquí, por lo que la zona está siempre muy concurrida. En Nochevieja, los madrileños se dirigen aquí para escuchar las campanadas de medianoche frente a la Casa de Correos.



Día 2 – Mapa del Recorrido en Madrid


Día 3

Mañana: Palacio de Fomento

Nuestro recorrido por Madrid continúa en el Paseo de la Infanta Isabel, donde se puede ver el Palacio del Fomento. Erigido en el siglo XIX, este impresionante palacio es ahora la sede del Ministerio de Agricultura. Con sus brillantes columnas blancas y las esculturas de bronce que se elevan sobre el tejado, se ha convertido en una de las joyas arquitectónicas de la ciudad.



CaixaForum

La siguiente parada es el CaixaForum. Esta moderna galería de arte atrae a los visitantes con su exuberante jardín vertical. En su interior, se encuentran una librería, una cafetería y una amplia zona de exposiciones que muestran desde fotografía hasta exhibiciones multimedia. El edificio ocupa una antigua central eléctrica, pero ha sido completamente renovado, siguiendo un diseño de los arquitectos suizos Herzog & De Meuron.



Real Jardín Botánico de Madrid

Justo en frente del CaixaForum se encuentra la entrada al Jardín Botánico de Madrid. Este tranquilo oasis verde alberga más de 5.000 especies vegetales repartidas entre el exterior y el invernadero. El jardín original estaba situado cerca de la Huerta de Migas Calientes, pero se trasladó a su lugar actual en 1781. A parte de las plantas vivas, se pueden visitar un herbario considerable y una biblioteca con una serie de libros y dibujos botánicos.



Museo Thyssen-Bornemisza

Tercer miembro del famoso Triángulo del Arte, después del Prado y el Reina Sofía, el Museo Thyssen- Bornemisza es una visita obligatoria. Este alberga una colección de arte iniciada por el barón Heinrich Thyssen-Bornemisza que fue completada posteriormente por su familia. En la actualidad, cuenta con unos 1000 cuadros e incluye a artistas como Degas, Renoir, Van Gogh y Dalí. Puede que el Thyssen sea más pequeño que los otros museos, pero aun así ofrece una amplia gama de estilos, desde el siglo XIII hasta el XX. La visita cronológica empieza en la planta superior y va hacia abajo.



Mercado San Miguel

Desde el museo, recomendamos disfrutar de un paseo tranquilo hasta el Mercado San Miguel. Fundado en 1916, es uno de los mercados más antiguos de Madrid. Más allá de sus paredes de cristal se encuentra un animado mercado gourmet con una serie de puestos de comida dirigidos por chefs locales e internacionales, donde se puede degustar desde tapas hasta mariscos frescos y arroces. No hay que perderse las deliciosas tortillas de Picolisto, los pinchos de pescado de La Casa del Bacalao o los embutidos de Carrasco Ibérico, todo bien acompañado con un vaso de sidra asturiana.



Tarde: Barrio de la Latina

Recomendamos pasar la tarde explorando el antiguo barrio de La Latina. Aquí se encuentran una gran variedad de pequeñas tiendas y bares de tapas, especialmente en la calle de la Cava Baja. También hay impresionantes iglesias como la de San Andrés, San Pedro El Viejo y San Francisco El Grande. Los domingos está presente El Rastro, uno de los mayores mercadillos de España. Los principales puestos se encuentran en torno a la calle de la Ribera de Curtidores, pero también hay muchas joyas que descubrir en las calles laterales.



Lavapiés

Cerca de La Latina se encuentra el barrio multicultural de Lavapiés. Aquí las galerías de arte alternativas se mezclan con restaurantes internacionales y bares de moda. Ya sean las exposiciones más recientes en la Tabacalera o La Casa Encendida, una minihamburguesa en Los Titos o un cóctel en Savas, o incluso cualquier de las numerosas discotecas, la zona está llena de diversiones.



Mercado Antón Martin

Aún en Lavapiés, se encuentra el Mercado Antón Martin, difícil de pasar por alto con sus paredes naranja brillante y el gran mural del artista irlandés Fin DAC. En su interior se pueden degustar diversos platos de España, Italia y Taiwán, incluyendo especialidades veganas. También hay pequeños vendedores de comestibles y una escuela de baile flamenco en la planta superior.



Espectáculo de flamenco

Aunque el flamenco tiene sus orígenes en Andalucía, muchos artistas han comenzado su carrera en Madrid. Esto hace que sea un lugar perfecto para ver un espectáculo tradicional. Hay muchos locales de flamenco en Madrid, pero recomendamos el Corral de la Morería, Cardamomo o Las Carboneras. La mayoría de ellos también ofrecen cenas o pequeños aperitivos.



Día 3 – Mapa del Recorrido en Madrid


Día 4

Mañana: Museo Sorolla

En Madrid no faltan museos y el Museo Sorolla es uno de los que vale visitar si hay tiempo. Este ocupa la antigua casa de Joaquín Sorolla, un artista valenciano famoso por sus brillantes pinturas costeras. La planta baja cuenta con un encantador patio andaluz, que conduce a una sala llena de dibujos de Sorolla. En la planta superior hay aún más habitaciones, incluyendo un salón, comedores y espacios de estudio utilizados por el artista. La mayoría de ellas se han conservado en su forma original, lo que la convierte en una de las casas-museo mejor conservadas de Europa. Además de cuadros, también está expuesta una serie de objetos adquiridos por Sorolla a lo largo de los años, como cerámicas, joyas y esculturas.



Malasaña

Desde el museo, se puede ir en metro hasta Malasaña, uno de los barrios más modernos de Madrid. Aquí se puede conocer la historia de la ciudad en el Museo de la Historia de Madrid antes de acercarse a las tiendas de la calle Fuencarral o a comer en el Mercado San Antón.



Plaza De La Villa

Después de explorar Malasaña, continuamos con la Plaza de la Villa. Esta pequeña plaza alberga algunos de los edificios más antiguos de la ciudad, la mayoría de los cuales datan del siglo XVII. Entre ellos se encuentra la Casa de la Villa, que fue el ayuntamiento de Madrid antes de trasladarse a la Plaza Cibeles. También llaman la atención la torre de ladrillo de la Casa de los Lujanes y la fachada plateresca de la Casa de Cisneros.



Tarde: Real Basílica de San Francisco el Grande

La Basílica de San Francisco el Grande es una de las muchas iglesias situadas en el distrito de La Latina. Recomendamos pasar a echar un vistazo, si no hubo tiempo el día anterior, y maravillarse con los impresionantes frescos, las vidrieras y las pinturas realizadas por artistas españoles de renombre como Francisco Goya. El lugar ha sido un espacio religioso desde el siglo XIII como mínimo, pero la iglesia que se ve hoy no fue terminada hasta 1784. La basílica es mayoritariamente de estilo neoclásico, pero las capillas reflejan diferentes periodos, desde el barroco hasta el rococó. Después de recorrer la iglesia, también se puede visitar el pequeño museo, donde se expone una serie de pinturas religiosas.



Estación de Atocha

Atocha es la estación central ferroviaria de Madrid. Este llamativo edificio combina ladrillo con una maravillosa cubierta de vidrio y hierro. En 1992, el arquitecto Rafael Moneo le dio una nueva vida añadiendo un exuberante jardín tropical en el centro de la estación, con más de 7.000 plantas y un pequeño estanque con tortugas. Desde Atocha se pueden tomar muchos trenes, pero uno de los más destacados es el tren de Cervantes, que le lleva en un viaje teatralizado a Alcalá de Henares, donde nació Cervantes.



Cerro del Tío Pío

Finalizamos el último día en lo alto del Cerro del Tío Pio. Este parque, situado en una ladera, es uno de los mejores lugares para ver la puesta de sol en la ciudad. Para ir, se puede coger el metro directamente desde Atocha, el trayecto dura unos 30 minutos. Además de un mirador, el parque cuenta con equipamiento deportivo, un carril bici y un quiosco.



Día 4 – Mapa del Recorrido en Madrid


Otros lugares que visitar en Madrid

  • Casa de Campo: Con más de 1.700 hectáreas, la Casa de Campo es el mayor parque urbano de Madrid. Se encuentra a orillas del río Manzanares, rodeado de robles y pinos. Antiguo coto de caza de la realeza, hoy es el lugar preferido de los madrileños que buscan un descanso en medio de la naturaleza cerca de la ciudad. Hay varios senderos para recorrer a pie o en bicicleta, así como pistas de tenis y una piscina. El parque también alberga el zoológico de la ciudad y un parque de atracciones. Todavía se pueden ver recuerdos de su herencia real en lugares como el Palacio de Vargas o el Puente de la Culebra. Para obtener las mejores vistas del parque, se puede subir al teleférico que sale del Parque del Oeste.


  • Matadero: Este antiguo matadero se ha convertido en un animado complejo cultural. Los visitantes se sienten atraídos por los pabellones neomudéjares, que acogen diversos eventos, desde espectáculos de danza hasta sesiones de teatro y cine.


  • Estadio Santiago Bernabéu: Los amantes del fútbol no pueden perderse una visita al Estadio Santiago Bernabéu, la sede del Real Madrid. Con capacidad para 80.000 espectadores, es uno de los mayores estadios de España. El recorrido comienza en las gradas y continúa por los vestuarios, el túnel de jugadores y el terreno de juego, para terminar con una visita a la sala de trofeos.


  • Barrio de Salamanca: El barrio de Salamanca tiene un aire de lujo, con sus tiendas de diseño y sus restaurantes con estrellas Michelin a lo largo de este distrito comercial. Es ideal para una tarde de compras, una degustación de delicias gastronómicas, o un recorrido de museos que incluye el Museo Arqueológico Nacional y el Museo Lázaro Galdiano.


  • Barrio de las Letras: Conocido como el Barrio Literario, este barrio se ganó su apodo por ser el hogar de la élite de escritores españoles en el siglo XVII. Por aquí pasaron Cervantes, Lope de Vega y Quevedo. En él, es posible visitar el museo dedicado a Lope de Vega, asistir a una obra en el Teatro Español o disfrutar de uno de los muchos espectáculos de flamenco que se celebran en sus numerosos tablaos.


  • Parque El Capricho: En el siglo XVIII, los Duques de Osuna construyeron este parque a las afueras de Madrid. Muchos artistas frecuentaron El Capricho, entre ellos el pintor Francisco de Goya y el escritor Leandro Fernández de Moratín. Hoy es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad. Algunos de los elementos emblemáticos del jardín son el antiguo palacio, un laberinto y el quiosco de música.


  • Monasterio de las Descalzas Reales: En pleno centro de la ciudad, se encuentra este gran monasterio con una fachada plateresca y, en el interior, un magnífico despliegue de frescos, esculturas y tapices. El monasterio ocupa un antiguo palacio que perteneció al emperador Carlos V, el cual su hija Juana de Austria decidió convertir el espacio en un convento de monjas clarisas. La fachada y la escalera renacentista son algunos de los elementos originales, pero otros elementos fueron añadidos en el siglo XVIII por el arquitecto Diego de Villanueva.


  • Museo Naval: Situado en el Paseo del Prado, este museo muestra la historia de la Armada española. En su interior se encuentran más de 10.000 piezas, entre ellas armas, maquetas de barcos, banderas y uniformes. Sin embargo, lo más destacado es el Mappa Mundi, un extraordinario mapamundi diseñado en el siglo XVI.


  • La Neomudejar: Esta galería de arte urbano se encuentra justo enfrente de la estación de tren de Atocha. Acoge desde festivales de videoarte hasta exposiciones y charlas creativas a cargo de los artistas residentes.


  • Museo del Ferrocarril: En 1984, la estación en desuso de Madrid-Delicias se convirtió en un museo ferroviario, donde los visitantes aún pueden admirar la impresionante estructura de hierro fundido del siglo XIX junto con una colección de locomotoras de vapor y antiguos vagones. Recomendamos ir pasando por el Mercado de Motores, un pequeño mercado artesanal con puestos repartidos a lo largo de las antiguas vías, que además cuenta con música en directo y mucha comida callejera.



Destinaciones cerca de Madrid

  • Segovia: Segovia se ha ganado el título de Patrimonio Mundial de la Unesco gracias a sus iglesias románicas, sus murallas medievales y su palacio que parece salido de un cuento de hadas. Es imprescindible visitar el antiguo acueducto romano, que se eleva sobre la plaza Azoguejo, así como el Alcázar de Segovia y la catedral gótica.


  • Toledo: Asentada sobre una colina que domina el río Tajo se encuentra Toledo, la capital de la región de Castilla-La Mancha. Toledo fue conocida en su día como la ciudad de las tres culturas, gracias a su diversa comunidad de musulmanes, cristianos y judíos. Todavía se pueden encontrar rastros de esta intersección cultural en los monumentos de la ciudad, que incluyen mezquitas, sinagogas e iglesias. Toledo fue también la cuna del pintor griego El Greco, y hay un museo dedicado a su obra en la judería.


  • El Escorial: A una hora de Madrid, en medio de la Sierra de Guadarrama, se encuentra la ciudad de San Lorenzo de El Escorial. La mayoría de la gente viene aquí para ver el gran monasterio real renacentista. Construido como residencia del rey Felipe II, El Escorial se convirtió en sitio de la UNESCO en 1984. Las entradas dan acceso al edificio principal, así como a las capillas y a los jardines que lo rodean.


  • Ávila: Las murallas medievales de Ávila se divisan desde la distancia con sus torretas y atalayas redondeadas. Estas fortificaciones bien conservadas rodean la ciudad desde el siglo XII. Los visitantes pueden pasear por las almenas o disfrutar de las vistas desde los Cuatro Postes. Otros lugares dignos de mención son la Catedral del Salvador y el Convento de Santa Teresa, un popular lugar de peregrinación.


  • Chinchón: A pocos kilómetros al sur de Madrid se encuentra el encantador pueblo de Chinchón. Su principal atracción es la Plaza Mayor, una plaza medieval rodeada de casas con coloridos balcones de madera. En ella se celebran muchos de los actos de la ciudad, incluidos los de Semana Santa.


  • Aranjuez: Aranjuez atrae a una gran cantidad de visitantes con su magnífico palacio de estilo francés. Durante años, fue el refugio favorito de la realeza española. Merece la pena entrar para admirar sus lujosas estancias, en las que se exponen desde porcelanas hasta lujosas embarcaciones utilizadas para navegar por el río Tajo. En el exterior, los jardines destacan por sus fuentes y sus coloridos parterres.



Qué hacer con niños en Madrid

Madrid es una ciudad animada y llena de atracciones, con algo para cada miembro de la familia. No faltan formas de mantener a los niños entretenidos, desde degustar cocina local en los mercados hasta explorar los parques y zonas de juego de la ciudad. Madrid cuenta con muchos espacios verdes donde los niños pueden correr libremente, como El Retiro hasta Madrid Río y la Casa de Campo. Este último alberga varios lugares de interés, como un parque de atracciones y un zoo acuático.


Los museos de arte pueden resultar aburrido para los más pequeños, pero están disponibles muchas divertidas visitas interactivas adaptadas a ellos, como una búsqueda del tesoro por el Prado. A los niños también les encantará subirse a los antiguos trenes del Museo del Ferrocarril o ver el esqueleto gigante de un dinosaurio en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Para los aficionados al fútbol, el estadio del Real Madrid es una visita indispensable. Un poco más lejos está el Parque Warner, un gran parque de atracciones para toda la familia.



Mejores lugares para comer en Madrid

No es exagerar decir que se podría hacer un recorrido gastronómico de España sin salir de Madrid. La ciudad alberga una gran variedad de restaurantes especializados en cualquier cosa, desde el pulpo gallego hasta el gazpacho andaluz. Por supuesto, también hay espacio para algunas delicias locales. Entre los platos tradicionales se encuentra el Cocido Madrileño, un abundante guiso de cerdo que se sirve en invierno, y el bocadillo de calamares. Para un dulce, nada mejor que un plato de churros con chocolate caliente. La gente suele comer tarde aquí, así que téngalo en cuenta a la hora de salir a comer. A continuación, presentamos algunos de los mejores lugares para comer en Madrid:

  • Mercados: No hay nada mejor para degustar la gastronomía regional que los mercados locales. En el centro de la ciudad, frente a la Plaza Mayor, se encuentra el Mercado San Miguel, el más famoso de la ciudad. Pero también hay otros que se merecen una visita como el Mercado Antón Martín, el Mercado de San Ildefonso y el Mercado de San Fernando.


  • Chocolatería San Ginés: Esta cafetería centenaria, situada cerca de la Puerta del Sol, es famosa por su deliciosa combinación de churros y chocolate, que atrae tanto a locales como a turistas.



Bares de Tapas y Restaurantes Tradicionales

  • La Taberna Sanlúcar: Situada en el barrio de La Latina, esta taberna española sirve una variedad de tapas típicas de Andalucía. Tienen una gran selección de tapas frías como la sopa de salmorejo o las tortillitas de camarones, todo ello acompañado de una amplia selección de vinos.


  • Casa Toni:  Este discreto bar de la calle de la Cruz sirve algunas de las mejores tapas de la ciudad. Está especializado en mariscos y despojos. Recomendamos la sepia y las orejas de cerdo crujientes.


  • Casa González: Abierto desde 1931, Casa González es un restaurante de tapas que opera también como tienda gourmet. En él, se puede disfrutar de una copa de vino junto a una selección de embutidos y quesos. Además, es el lugar perfecto para conseguir ingredientes para un picnic en Madrid.


  • Casa Macareno:  Este restaurante tradicional es fácilmente reconocible por sus paredes cubiertas de azulejos. En la carta hay desde pequeñas tapas para compartir, como croquetas, encurtidos y conservas, hasta platos contundentes como el cochinillo cocinado a fuego lento. Para los que tienen ganas de comer alta cocina, tienen una sección con clásicos de la cocina española, como huevos estrellados con gambas o pulpo a la gallega.


  • Casa Revuelta: Si se está por el casco antiguo, recomendamos comer en este animado bar de tapas. El local es pequeño, por lo que mucha gente acaba comiendo fuera. Destacan los buñuelos de bacalao y los callos guisados a fuego lento.



Restaurantes de Alta Cocina

  • DiverXO: Dirigido por el chef Dabiz Muñoz, este restaurante con tres estrellas Michelin se encuentran las afueras de Madrid, cerca del estadio de fútbol. Se trata de una fusión creativa de platos españoles con un toque asiático. Muñoz ha sido considerado uno de los mejores chefs del mundo, y éste es el lugar para probar su innovadora cocina. Hay que reservar con un mes de antelación a través de la web del restaurante.


  • Sobrino de Botín: Fundado en 1725, Sobrino de Botín es el restaurante más antiguo del mundo. Los visitantes se sienten atraídos por su rústico interior, pero la comida sigue siendo el secreto de su prolongado éxito. Lo más destacado es el cochinillo asado, un cochinillo cocinado en horno de leña. El restaurante también aparece en muchas novelas ambientadas en Madrid, como Fiesta de Ernest Hemingway.


  • Paco Roncero Restaurante: Ubicado en un llamativo edificio del siglo XX, este restaurante con estrella Michelin lleva el nombre de su chef, Paco Roncero. Situado en la última planta, el restaurante ofrece unas vistas impresionantes de la ciudad. Los menús de degustación presentan platos tradicionales españoles con un toque vanguardista.



Mejores lugares donde alojarse en Madrid

  • The Westin Palace (5 estrellas): Este lujoso hotel, situado junto a los famosos museos de arte de Madrid, fue encargado por el rey Alfonso XIII y lleva recibiendo huéspedes desde 1912. Al entrar, uno no puede evitar maravillarse con la espléndida cúpula de vidrieras sobre el vestíbulo. Los huéspedes pueden disfrutar de una variedad de restaurantes o tomar un cóctel en el Museo Bar, que en su día frecuentaron Dalí y Hemingway.


  • Hotel Catalonia Las Cortes (4 estrellas): Situado en el casco antiguo, este hotel de estilo boutique es la base perfecta para explorar las principales atracciones de la ciudad. Ocupa un edificio clásico del siglo XVIII que fue sede del Duque de Noblejas. Muchas de las habitaciones conservan los frescos originales del techo.




Mejor época para visitar Madrid

La mejor época para visitar Madrid es alrededor de mayo o septiembre, cuando las temperaturas son más suaves y cuando hay menos aglomeraciones. El verano es la estación más animada para los turistas, pero el calor extremo puede dificultar la exploración de la ciudad. Si se Si quiere asistir a algunos festivales tradicionales sin importar las altas temperaturas, entonces recomendamos ir en agosto. El invierno es una buena alternativa si se tiene un presupuesto limitado, ya que las tarifas hoteleras suelen ser mucho más bajas.



Festivales de Madrid

  • San Isidro: Cada año, en torno al 15 de mayo, Madrid celebra su patrona con una serie de actos culturales. Los madrileños se visten con trajes típicos, y la gente se reúne al aire libre para ver conciertos y coloridos desfiles callejeros. Las fiestas incluyen también uno de los mayores eventos taurinos del mundo: matadores de toda España acuden a Madrid para actuar en la plaza de toros de la ciudad, Las Ventas.


  • La Paloma: Madrid cobra vida en agosto con una serie de fiestas a lo largo de sus calles. Comienza con San Cayetano, que toma el barrio del Rastro y Embajadores, luego San Lorenzo en Lavapiés y finalmente La Paloma en torno a La Latina. Durante todo el mes, abunda la gente bailando y cenando al aire libre.


  • Nochevieja: El 31 de diciembre, miles de personas se reúnen en torno a la Puerta del Sol para dar la bienvenida al Año Nuevo, mientras que otras lo sintonizan desde casa. Cuando el reloj marca la medianoche, la gente come una uva por cada campanada, una tradición española que sirve para atraer la buena suerte para el año venidero.


Volver a Tours en España