Cosas que hacer en Sevilla, España: itinerario de 2 días

Sevilla es la capital de Andalucía, así que se trata de un buen punto de partida para aquellos que quieran explorar el sur de España. Edificios antiguos como el Real Alcázar y la Catedral, combinados con la tradición del flamenco y de las deliciosas tapas, son algunas de las cosas que atraen a los visitantes a esta agradable ciudad. Si estáis buscando cosas que hacer en Sevilla, este itinerario de dos días os ayudará a aprovechar al máximo vuestra visita. Incluye las mejores atracciones turísticas de la ciudad y los mejores espectáculos de flamenco, y también algunas recomendaciones sobre dónde comer y dónde alojarse.



Día 1


Mañana: Real Alcázar de Sevilla

Empezad vuestro recorrido por Sevilla con una visita al Real Alcázar. Una vez entréis a este palacio real, no podréis evitar maravillaros ante su impresionante arquitectura Mudéjar. Se estableció como un fuerte durante el Siglo X, y fue durante el Siglo XIV cuando ganó mucho más encanto, ya que se le añadió el Palacio del Rey Don Pedro. Actualmente está abierto a visitantes, y se trata de una de las localizaciones más icónicas de la ciudad, incluso apareció en la serie de Juego de Tronos. Para evitar colas, podéis comprar vuestra entrada online. Una vez lleguéis al palacio, pasead por sus extensos jardines y vigilad con los pavos reales.



Hospital Los Venerables

Seguid con vuestro paseo hasta el Hospital los Venerables, pasando por la Plaza Alfaro para ver el balcón que algunos dicen que inspiró a Shakespeare para crear la escena de Romeo y Julieta. Anteriormente fue un hospital de caridad para curas, actualmente Los Venerables es un pequeño museo que muestra obras de Velázquez y otros artistas españoles. También vale la pena visitar la capilla para admirar sus coloridos frescos que decoran las paredes de arriba abajo.



Plaza Del Cabildo

Después de visitar el hospital, dirigiros hacia la Plaza del Cabildo. Situada solo a unos pasos de la Catedral de la ciudad, esta escondida plaza ofrece un pequeño respiro de las multitudes. Columnas blancas forman una serie de arcadas decoradas con frescos, mientras que, en el lado opuesto, quedan restos de una pared almohade. Se trata de un patio privado, así que por las noches está cerrado.



Tarde: Jerez, comida y siesta

Aunque Jerez es donde nació el vino de Jerez, también es bastante popular en Sevilla. Antes de comer, tomad una copa de este delicioso vino fortificado en Casa Morales. Este bar local, fundado en 1850, ofrece una atmosfera tradicional con barras de madera y con depósitos de terracota con Jerez. Aparte del vino de Jerez, también sirven montaditos, que son como unos bocatas pequeños. También podréis comer algo aquí o seguir una de nuestras recomendaciones de la sección “dónde comer” de este artículo. Cuando acabéis de comer, podéis volver al hotel para una siesta. Recordad que la mayoría de negocios en España cierran entre 14:00 y 17:30 aproximadamente.


Real Maestranza de Caballería De Sevilla (Plaza de Toros)

La Real Maestranza es la icónica plaza de toros de Sevilla, y una de las más antiguas de España, ya que data de 1761. No hace falta que veáis los toros para poder apreciar su encantadora fachada barroca y la gran arena. La entrada os dará acceso al museo, que os mostrará la historia de la tauromaquia, incluyendo trajes tradicionales y pinturas. También hay una pequeña capilla donde los toreros rezan antes de entrar a la arena.



Barrio De Triana

Desde la Plaza de Toros, caminad hacia el río y cruzad el puente de Isabel II. Una vez hayáis cruzado, os encontraréis en el barrio de Triana, una zona muy animada famosa entre toreros, bailaores de flamenco y ceramistas. Empezad visitando el Mercado de Triana, un mercado de comida repleto de coloridos puestos vendiendo de todo, desde fruta y verdura hasta marisco y especias. Cerca encontraréis la Plaza del Altozano, donde podréis tomaros una foto con una estatua de una bailaora de flamenco.


Después, dirigiros al Centro de Cerámica para aprender más sobre la industria de los azulejos de Sevilla y seguidamente, explorad las tiendas de cerámica en la calle Castilla para comprar algún recuerdo. Otras calles que vale la pena descubrir son la calle Pureza y la calle Betis, a lo largo del río.



Espectáculo de Flamenco

Si queréis ver flamenco, Sevilla es el sitio indicado. Hay muchas maneras de experimentar este apasionado baile y música española. Los artistas callejeros normalmente se sitúan fuera de la catedral, los bares locales tienen espectáculos improvisados, pero para garantizaros un espectáculo tradicional, lo mejor es visitar un tablao. Estos pequeños locales ofrecen unos espectáculos íntimos donde el público está muy cerca de los bailaores y los guitarristas. Algunos de los mejores sitios para ver flamenco en Sevilla son La Carbonería, Casa de La Memoria y Casa del Flamenco. Si viajáis con niños, también podéis visitar el Museo del Baile, donde podréis ver un espectáculo, aprender sobre la historia del flamenco, e incluso asistir a clases. Da igual lo que decidáis hacer, pero aseguraros de reservar con antelación y llegar temprano para conseguir sentaros cerca del escenario.



Mapa de las localizaciones de Sevilla del día 1


Día 2


Mañana: Catedral de Sevilla y La Giralda

Otra visita obligatoria en Sevilla es la Catedral, construida entre 1434 y 1517. Se trata de la catedral gótica más grande del mundo y es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Os sentiréis bastante pequeños a su lado. También es allí donde se encuentra la tumba del infame explorador Cristóbal Colón. Pasead alrededor de la catedral, y después subid al campanario, la Giralda, desde donde tendréis unas vistas aéreas de la ciudad. Este campanario, del Siglo XII, era el Aminar de la mezquita mayor de Sevilla, y destaca al lado de la catedral por su arquitectura morisca. Además, el Patio de los Naranjos también forma parte de la antigua mezquita, un encantador patio rodeado de naranjos. Si sabéis a la hora que planeáis llegar, os recomendamos que compréis las entradas con antelación para evitar colas.



Museo De Bellas Artes

Después de visitar la catedral, os podéis dirigir hacia el Museo de Bellas Artes. Situado dentro de un antiguo convento, se trata de uno de los mejores museos de arte de España. Aquí encontraréis una gran variedad de pinturas y esculturas que van desde el Siglo XV hasta el Siglo XX. También consta de una sección de pinturas religiosas del Siglo XVII, conocido como el Siglo de Oro Español. Velázquez, Gonzalo Bilbao y El Greco son algunos de los artistas que encontraréis aquí.



Plaza Del Salvador

La Plaza del Salvador es una animada plaza en el casco antiguo de Sevilla, repleta de bares y restaurantes. Toma su nombre de la iglesia del Siglo XVII que está enfrente. A primera vista, El Divino Salvador destaca por su fachada manierista de color rojo y blanco, pero dentro encontraréis un impresionante interior barroco con un retablo dorado. Si habéis visitado la catedral, la misma entrada os dará acceso a la esta iglesia. También podéis comprar la entrada aquí primero y después usarla para saltaros la cola de la catedral.



Casa De Pilatos

Continuad hacia Casa de Pilatos, una preciosa mansión que aún es la casa de los Duques de Medinaceli. Data del Siglo XV y combina elementos góticos, mudéjares y renacentistas, convirtiéndolo en una pequeña muestra del Alcázar de Sevilla. Aseguraros de visitar la planta de arriba para poder admirar los coloridos azulejos y después mirad hacia arriba para ver los artesonados, techos de madera decorados con patrones muy complejos.



Universidad de Sevilla: Real Fábrica de Tabacos

Desde Casa de Pilatos, os llevará unos 15 minutos andando llegar hasta la Universidad de Sevilla. Este imponente edificio del siglo XVIII, fue la Real Fábrica de Tabacos, una de las industrias punteras de ciudad y la primera fábrica de este tipo en Europa. Actualmente, los visitantes vienen para admirar su arquitectura barroca, pero también es un homenaje a la opera de Bizet, Carmen, ya que fue aquí donde la historia ficticia estaba ambientada. La Universidad ha estado aquí desde los años 50 y se trata de uno de los edificios más grandes de España. Podéis explorarlo libremente, o coger una audio guía en la entrada principal para aprender más sobre la historia del edificio.



Tarde: Plaza España

Por la tarde, caminad hasta Plaza España. Esta extravagante plaza fue diseñada por Aníbal González en 1929 para la Exposición Iberoamericana. Actualmente, se trata de una de las localizaciones más icónicas de Sevilla. Pasead por la plaza y admirar las fuentes, puentes y los impresionantes mosaicos que representan todas las provincias de España. También podéis subir a un barco y pasead por los canales o observar a los artistas callejeros que os mostrarán su talento bailando flamenco.



Parque de María Luisa

Plaza España forma parte del Parque de María Luisa. Se alarga unas 34 hectáreas y es el sitio perfecto para escapar del calor del verano en esta ciudad. Otros edificios que destacan dentro del parque incluyen el acuario, el Museo de Artes y Costumbres Populares, y el Museo Arqueológico, que tiene esculturas romanas y mosaicos. También encontraréis una serie de zonas ajardinadas, estanques y caminos repletos de árboles, que podréis descubrir andando o en bicicleta.



Palacio De San Telmo

Cerca del parque encontraréis el Palacio de San Telmo, un edificio que ha tenido muchas vidas a lo largo de los años. Establecido durante el Siglo XVII, inicialmente fue construido como parte de la Universidad de Mareantes, de ahí el nombre San Telmo, patrón de los navegantes. Después, fue un Palacio Real, hasta que la princesa María Luisa donó el edificio a la iglesia. En 1989 se convirtió en la sede del Gobierno de Andalucía, y sigue siéndolo actualmente. Es difícil no parar delante de este sitio histórico, con su llamativa fachada roja y amarilla y su entrada principal de estilo barroco diseñada por el arquitecto Leonardo de Figueroa. Aseguraros mirar hacia arriba para ver la estatua de San Telmo. Para ver el interior deberéis reservar una visita con antelación.



Metropol Parasol, también conocido como Las Setas

Acabad vuestro viaje con una visita al Metropol Parasol. Diseñado por el arquitecto alemán Jurgen Mayer, este moderno complejo tiene una estructura única que se asemeja a setas gigantes, de ahí su apodo local, Las Setas. Su serpenteante techo es uno de los mejores sitios desde donde ver la puesta de sol en Sevilla. Aseguraros de llegar un poco antes para evitar colas en el ascensor. Incluso si os perdéis la puesta de sol, obtendréis unas vistas nocturnas espectaculares de la ciudad. El edificio también tiene un museo, cafeterías, y un mercado de alimentos.


De camino a Las Setas, podéis caminar por el río y ver la Torre del Oro, una torre de vigilancia construida en el Siglo XIII.



Mapa de las localizaciones de Sevilla del día 2


Otras cosas que hacer en Sevilla

  • Alameda de Hércules: Esta plaza es el corazón de la vida nocturna de Sevilla. Cuando se pone el sol, los turistas y los locales creativos se dirigen hacia aquí para un poco de entretenimiento. Hay una serie de bares de tapas, y también discotecas y bares musicales que tienen conciertos de jazz en vivo. En el centro de la plaza hay dos columnas romanas con estatuas de Julio César y Hércules.


  • Palacio de la Condesa de Lebrija: Vale la pena visitar este palacio del Siglo XVI para admirar su diseño ecléctico. Se mezclan mosaicos romanos con un patio Múdejar y detalles renacentistas. El palacio recibe su nombre por la Condesa de Lebrija, una arqueóloga que renovó la casa durante el año 1914. Dentro, encontraréis una colección de artículos recogidos durante viajes, incluyendo algunos restos romanos.


  • Iglesia de San Luis de los Franceses: Dedicada al Rey Luis IX de Francia, esta iglesia fue completada durante el Siglo XVIII. Se trata de una de las obras maestras barrocas de Sevilla, mostrando altares dorados y pinturas en el techo muy elaboradas.


  • Palacio de las Dueñas: Anteriormente fue la casa de los Duques de Alba, y actualmente, este palacio del Siglo XV está abierto al público. La mayor parte del edificio es de estilo renacentista, pero también tiene elementos góticos y moriscos. Pasead por sus coloridos jardines, y después entrad a admirar la exposición de pinturas, tapices y artículos de tauromaquia.


  • Recorrido de las tapas: Hay más de 3.000 bares de tapas repartidos por Sevilla. Unirse a un tour de comida es una manera perfecta para saborear los platos más icónicos de la ciudad de una tirada. Nosotros organizamos el recorrido de Tapas españolas, jerez y descubrimiento cultural en Sevilla, que incluye tours de tapas, espectáculos de flamenco y más.


Sevilla con niños

En Sevilla, no os quedaréis cortos a la hora de hacer actividades con niños. Algunas cosas que podrían disfrutar del itinerario de arriba incluyen subir a La Giralda, observar pavos reales en el Real Alcázar y dar de comer a los patos o montar en bici por el Parque de María Luisa.  Cerca del parque encontraréis el acuario, donde los niños podrán admirar miles de criaturas marinas, incluyendo tiburones, pulpos gigantes y centollos. También podéis alquilar un bote a pedales cerca de Plaza España o subir a un crucero si el tiempo no es el mejor.

Para niños un poco más mayores, también es una oportunidad para experimentar una cocina diferente. Aparte de tapas, también pueden probar los churros con chocolate caliente, un dulce tradicional, o las torrijas, que son parecidas a una tostada francesa.

Otras atracciones cercanas incluyen Isla Mágica, un parque de atracciones, o el parque acuático Aqua Mágica, donde podréis llegar en coche o en transporte público.

Para los visitantes que viajen durante verano, vale la pena reservar un hotel con piscina para poder refrescarse.



Excursiones de un día desde Sevilla

  • Carmona: solo os llevará media hora llegar a Carmona, así que es una excursión fácil desde Sevilla. Este pueblo amurallado está repleto de edificios históricos, incluyendo una necrópolis romana y un palacio árabe. Una vez hayáis visto las principales localizaciones, podéis pasar el día entre bares y tapas.


  • Córdoba: En un pasado fue el centro del España Islámica, así que tiene algunos de los edificios más icónicos de Andalucía. Entre ellos se encuentra la Mezquita, que empezó siendo una mezquita durante el siglo VIII y que después se convirtió en una catedral. Otras localizaciones que valen la pena incluyen el Alcázar y los coloridos patios. Podéis llegar a Córdoba en AVE desde Sevilla, que os llevará unos 45 minutos.

  • Cádiz: si os apetece un poco de playa, dirigiros hacia Cádiz. La playa de La Caleta es la más cercana al centro de la ciudad, pero hay muchas más. Aparte de sus playas vírgenes, esta ciudad portuaria tiene lugares históricos y restaurantes de marisco de calidad. Vale la pena venir en febrero, en la animada época de carnaval. El tren desde Sevilla os llevará hasta aquí en 1h y 40 minutos.

  • Jerez y Arcos de la Frontera: Jerez de la Frontera es el lugar de nacimiento del vino de Jerez, una bebida fortificada producida exclusivamente en la región de Andalucía. Entre catas de vino, podréis explorar el casco antiguo y visitar el alcázar, del siglo XI. Jerez también es famoso por su legado ecuestre. Si tenéis tiempo, id a ver el espectáculo de baile con caballos, en la Real Escuela Andaluza. Hay trenes de Sevilla a Jerez de manera regular, y os tomará entre una hora y una hora y media llegar. Si conducís, podéis parar por el camino en Arcos de la Frontera, un pequeño y blanco pueblo que tiene unas vistas increíbles del río Guadalete.

  • Ronda: Ronda atrae a visitantes por su impresionante paisaje. Este pueblo reposa en el borde de un profundo barranco en medio de la Serranía de Ronda. Parar ver estas increíbles vistas, tenéis que cruzar el Puente Nuevo, un puente del Siglo XVIII que separa la parte nueva del pueblo del casco antiguo. Otro sitio destacable es la plaza de Toros, una de las plazas de toros más antiguas de España. Ronda se encuentra a dos horas en coche de Sevilla, pero también podréis llegar en bus.

  • Zahara de la Sierra: Entre Sevilla y Ronda encontraréis Zahara de la Sierra. Os llevará una hora y media llegar a esta pequeña villa entre las montañas de Grazalema. El castillo, sobre la colina, tiene vistas al lago y a las casas blancas de la villa. Cerca está la Garganta Verde, un espectacular cañón que sigue el río Bocaleones que tiene unos 100 metros de profundidad. En el fondo del barranco, hay una pequeña cueva conocida como Cueva de la Ermita. Necesitaréis un permiso para seguir la ruta de Gargante Verde, que podréis conseguir gratis en el centro de visitantes El Bosque. Normalmente, esta zona está cerrada en verano para evitar los incendios forestales.

  • Italica: Las ruinas romanas de Italica se encuentran a 20 minutos en coche hacia el norte desde Sevilla, cerca del río Guadalquivir. Se trata del primer asentamiento romano en el sur de España, establecido durante el año 206 AC, y se encuentra entre uno de los más grandes del Imperio. Disponen de una visita guiada que os llevará por el anfiteatro y os enseñará las calles y las casas de esta antigua ciudad. Estaros atentos para ver los mosaicos de Casa de los Pájaros, Edificio de Neptuno, y Casa del Planetario.


  • Setenil de las Bodegas: Este peculiar pueblo es famoso por sus casas-cueva construidas en los acantilados. El castillo de la colina es una antigua fortaleza árabe y ofrece unas increíbles vistas del pueblo y de los campos de su alrededor. Las ruinas de Acinipo y su teatro romano también están cerca.



Dónde comer en Sevilla

Una de las mejores maneras de descubrir Sevilla es a través de su cocina. Las tapas no son solo comida, sino una manera de socializar, donde la gente va de bar en bar. La idea es probar uno o dos platos y después ir al siguiente bar. Aquí debajo encontraréis los mejores sitios donde comer en Sevilla.


Para desayunar

  • La Cacharreria: Se trata de uno de los mejores sitios donde desayunar en Sevilla. Pasteles, tostadas, tazones de muesli… Estas son algunas de las cosas que podréis encontrar en el menú. Es un sitio pequeño, y está bastante concurrido, pero vale la pena la espera.
  • Bar Alfalfa: Aquí podréis saborear el clásico desayuno sevillano. Sirven una gran variedad de tostadas, pero la estrella es la andaluza, hecha con tomate y jamón. Para una experiencia completa, pedid una taza de café con leche.


Para comer y cenar

  • Bodeguita Romero: Aquí podréis probar una gran variedad de tapas tradicionales. Entre las favoritas se encuentra el montadito de pringá, un pequeño bocadillo de jugosa carne de cerdo y morcilla.
  • La Brunilda: Este pequeño bar ofrece a sus visitantes innovadoras tapas con combinaciones muy curiosas. Probad la butifarra con vieiras y puré de coliflor.
  • Cañabota: Si queréis deleitaros con un buen plato de marisco, Cañabota es donde debéis ir. Aquí podréis probar los típicos platos sevillanos con un toque moderno. También ofrecen una gran selección de vinos y vino de jerez para acompañar vuestra comida.
  • Freiduria La Isla: Este bar familiar es el sitio perfecto en Sevilla para probar el pescado frito. Sirven un poco de todo, desde cazón hasta boquerones.
  • Abacería de San Lorenzo: Las abacerías son una mezcla entre supermercados y bares, donde podréis probar el producto y después llevároslo a casa. El menú de San Lorenzo incluye una gran variedad de queso local, conservas y fiambres, incluyendo otros platos que cambian cada día.
  • Con Tenedor: Este restaurante sirve una deliciosa cocina orgánica preparada por el chef Ricardo Rodríguez. Sus platos estrella incluyen el paté casero y los arroces.


Mercados

Triana, Mercado de la Encarnación y Mercado de la Feria. En este último aseguraros de visitar La Cantina para probar su pescado a la parrilla y su marisco.

Para una cata de vino de Jerez: Encontraréis vino de jerez en casi todos los bares de Sevilla, pero para la mejor experiencia, dirigiros hacia una de estas tabernas tradicionales: Casa Morales o El Rinconcillo.

Nota: Antes de salir a comer por Sevilla, deberías conocer sus horarios. Los restaurantes normalmente abren para comer entre la 1 del mediodía y las 4 de la tarde, y para cenar entre las 8 de la noche y la medianoche.


Dónde alojarse en Sevilla

Desde hoteles boutique a palacios de lujo, aquí encontraréis algunos de los mejores sitios donde alojaros en Sevilla.

  • Hotel Amadeus (3 estrellas): Este hotel familiar es la elección perfecta si queréis estar cerca de las principales atracciones turísticas de la ciudad. Su temática es la música, y lo notaréis nada más entrar. La azotea ofrece unas vistas espectaculares de la catedral de Sevilla y también tiene algunos instrumentos que podréis coger y tocar.


  • Hotel Casa 1800 (4 estrellas): Situado en un palacio del siglo XIX, este hotel se encuentra solo a unos pasos de la catedral. Las habitaciones son luminosas y rústicas, y algunas ofrecen balcones con jacuzzi. También hay una piscina en la azotea para refrescarse en verano.


  • Hotel Gravina 51 (4 estrellas): Situado cerca del museo de Bellas Arte, este hotel destaca por sus coloridos patios de estilo morisco. Hay habitaciones dobles y triples, y también tienen apartamentos donde pueden hospedarse hasta 4 personas.

  • Hotel Alfonso XIII (5 estrellas): Recibe su nombre de un rey español, y este hotel de 5 estrellas fue creado para alojar a personajes internacionales durante la Exposición Iberoamericana del 1929. Actualmente, atrae a visitantes de todo el mundo gracias a su arquitectura morisca. Podréis probar la auténtica cocina andaluza, nadar en su piscina exterior o pasear por sus jardines.

  • Palacio Bucarelli (Aparthotel): Para aquellos que buscan un entorno más intimo, este hotel, situado en un palacio del Siglo XVII, ofrece una serie de apartamentos y áticos con cocina. Está muy cerca de Isla Mágica y del Mercado de Feria, uno de los mercados más antiguos de la ciudad. También tiene un pequeño patio con piscina.


La mejor época para visitar Sevilla

La mejor época para visitar Sevilla es durante la primavera (entre marzo y mayo) o en otoño (entre setiembre y noviembre). Aún estará claro y soleado, pero habrá menos aglomeraciones, y los precios serán más económicos. Los veranos en Sevilla pueden ser extremadamente calurosos, lo cual hace que sea más complicado descubrir la ciudad andando. También hay más turistas en verano, así que los alojamientos están más caros. Si visitáis Sevilla en primavera, también presenciaréis las fiestas más famosas de la ciudad, la Feria de Abril y la Semana Santa.



Fiestas de Sevilla

  • Semana Santa: Para celebrar la Semana Santa, Sevilla realiza una serie de procesiones que comienzan el domingo de Palma y continúan hasta Pascua. Las hermandades locales cargan con estatúas religiosas gigantes, y después la multitud los sigue por la ruta, que va de la Calle Sierpes a la Catedral.


  • Feria de Abril: Solo dos semanas después de Semana Santa, la ciudad da la bienvenida a la Feria de Abril. Este festival, que dura una semana entera, se celebra una vez al año en un recinto ferial en Los Remedios. Podéis esperar mucho vino de Jerez, flamenco y fuegos artificiales.

  • Velá de Santiago y Santa Ana: Durante la última semana de julio, los habitantes de Triana organizan este pequeño festival para celebrar el santo de los patrones del barrio. La mayor parte de la gente se reúne en la Calle Betis para comer tapas y disfrutar de los espectáculos de flamenco improvisados. También debéis estar atentos a La Cucaña, una competición donde los participantes tienen que caminar por un palo grasiento (situado encima del río) y coger una bandera del final para ganar un premio.


  • Bienal de Flamenco: Sevilla vive y respira flamenco, así que no es una sorpresa que se convirtiera en la localización para el Bienal de Flamenco. Se celebra en Setiembre, y junta a algunos de los mejores bailaores de flamenco del mundo. Los espectáculos se dan en diferentes teatros alrededor de la ciudad.


Volver a viaje por carretera por Andalucía