casa-dos-sonhos-last-remaining-weeks.jpg.png

Conduciendo por la frontera española, desde Salamanca hasta Bragança

Después de visitar la ciudad dorada de Salamanca, continuamos nuestro viaje por la frontera española. Pasamos por el Parque Natural de Arribes del Duero y visitamos pequeños pueblos como Aldeadávila de la Ribera y Zamora.

Volvimos a Portugal pasando por el pueblo de Rio de Onor y disfrutamos de las vistas desde la cima del Parque de Montesinho, antes de llegar al centro de Bragança.

Debajo encontraréis un itinerario de nuestro viaje en coche durante un día por el norte de España y Portugal, incluyendo sitios donde comer, en caso que queráis seguir nuestros pasos.



Mañana – España

Recorrido por el Parque Natural de Arribes del Duero

Nos fuimos de Salamanca temprano por la mañana y nos dirigimos hacia el oeste, hacia el Parque Natural de Arribes del Duero. Este parque se alarga unas 100 hectáreas, y forma la frontera norte entre España y Portugal, con el río Duero fluyendo en medio. Montañas altas, afloramientos de granito, y cascadas forman el paisaje de este gran parque natural. Si le dais una visita a principios de año, vale la pena parar en Pozo de los Humos, una preciosa cascada que conecta con el río Uces.


Arribes del Duero es también una región vinícola, y encontraréis algunas bodegas repartidas por allí, como las Bodegas Arribes del Duero o las Bodegas Ribera de Pelazas. Para los amantes de la naturaleza, encontraréis muchas rutas de senderismo como la Senda del Duero, una ruta que sigue el curso del río Duero.



Visitad Aldeadávila de la Ribera

Aldeadávila de la Ribera es un pintoresco pueblo situado dentro de Arribes del Duero. El escritor español Miguel de Unamuno lo llamaba “el corazón de Arribes”. El pueblo está rodeado de miradores desde los cuales podréis observar el río y las montañas. Los mejores son el Mirador del Picón de Felipe y el Mirador del Fraile (Miradouro do Frade). Cerca de este último encontraréis Llano de la Bodega, una área de picnic con bancos de piedra y mesas.


Dentro del pueblo, hay varias localizaciones que pueden ser de vuestro interés, como la Iglesia de San Salvador y el Monumento al Cabrero, un monumento dedicado a los pastores locales.


Si venís en verano, también deberíais parar en la Playa del Rostro, una pequeña playa fluvial donde podréis nadar, alquilar un kayak o uniros a un recorrido en barco.



Explorad la ciudad de Zamora

Desde Aldeadávila de la Ribera condujimos hasta la ciudad Zamora. Situada en las orillas del río Duero, tiene un encantador centro histórico rodeado de edificios medievales de piedra. En Zamora, hay más de 20 iglesias románicas, que son más de las que hay en cualquier otra ciudad española. Comenzamos nuestro recorrido en Santa María Magdalena de Zamora. Establecida en el Siglo XII, se trata de una de las iglesias más bonitas de la zona, mostrando puerta adornada con motivos florales.


Desde la iglesia, caminad hacia el Puente de Piedra, un puente peatonal que data del Siglo XIII.


A unos pasos encontraréis el Mirador del Troncoso, un mirador que ofrece unas vistas espléndidas del río y del puente.


Cuando vayáis de camino al castillo, no podréis evitar ver la catedral, con su imponente cúpula levantándose por encima de los techos de la ciudad.


Dentro hay el Museo Catedralicio, que contiene una impresionante colección de tapices flamencos.


Finalmente, subid hasta el Castillo de Zamora y caminad por sus murallas para obtener una vista panorámica de la ciudad.


 
Disfrutad de una comida española

Mientras estéis en Zamora, podéis comer en el Mesón del Zorro. Situado cerca de la estación de tren, la especialidad de este restaurante es la carne. Es famoso por su cocido, un plato tradicional español hecho con garbanzos, carne y verdura. Si queréis quedaros cerca del centro, podéis probar las innovadoras tapas de La Sal.



Mapa del recorrido de la mañana


Tarde - Portugal

Visitad el pueblo de Rio de Onor

Por la tarde, continuamos por la carretera hacia Portugal, entrando por Rio de Onor. Con algo más de 70 habitantes, este pequeño pueblo está dividido en dos por la frontera entre Portugal y España.

Cabañas de esquisto llegan a ambos extremos del río y las ovejas pasean libremente por los campos verdes. En las calles y por las cafeterías, escucharéis una mezcla de portugués y español, un dialecto local conocido como Rionorês.



Explorad el Parque Natural de Montesinho

Rio de Onor es uno de los muchos pueblos situados dentro del Parque Natural de Montesinho. Después de visitar el pueblo, vale la pena explorar este paisaje protegido que tiene unas 70.000 hectáreas. Castaños y robles cubren las montañas, que son el hogar de una gran variedad de especies, incluyendo el lobo ibérico, el jabalí, y el corzo.

 

Se trata de un sitio ideal para montar en bici o hacer excursiones, e incluso para nadar, ya que hay algunas playas fluviales, como la Praia Fluvial de Fresulfe. Si estáis viajando con niños, deberíais parar en el Parque Biológico de Vinhais, donde se puede interactuar con algunos animales o incluso pasar la noche en una de sus cabañas.



Cena en O Careto

Para cenar, podéis dirigiros a la ciudad de Varge y disfrutar de una buena cena en O Careto. Situado en una casa tradicional de piedra, con paredes de esquisto y un horno de leña, este restaurante sirve deliciosos platos caseros. Sus especialidades incluyen Bacalhau Assado (bacalao asado) y Posta Mirandesa, un trozo de carne grueso típico de la región.



Una noche en Bragança

Acabamos nuestro día en Bragança, la capital de la región de Trás-os-Montes. Mientras llegábamos a la ciudad, vimos luces reflejadas en su fortaleza medieval y el castillo levantándose por encima de una colina. Paseamos por el centro histórico y después nos dirigimos hacia Pousada Bragança para pasar la noche. Nos instalamos allí durante otro día, así que tuvimos tiempo de explorar todo lo que esta ciudad tiene que ofrecer. Si queréis seguir nuestros pasos, podéis hacerlo en nuestro recorrido por Bragança.



Mapa del recorrido de la tarde

Volver a la página de inicio